Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#NoMasBloqueo #SolidaridadVsBloqueo

Estados Unidos 2016

foto: María Calvo

foto: María Calvo

por María Josefina Arce

En el 2016 Estados Unidos sorprendió al mundo al elegir, contra todo pronóstico, como nuevo presidente al polémico candidato republicano Donald Trump, un multimillonario sin ningún tipo de experiencia política y con una posición abiertamente xenófoba y proteccionista.

Ingredientes para todos los gustos, incluidos los insultos, tuvo la campaña electoral, la más costosa e imprevisible en la historia del país. Sólo en la contienda presidencial, desde sus inicios en las primarias, el costo ascendió a 2 mil 551 millones de dólares, mientras en las legislativas se invirtieron otros 4 266 millones.

En el camino fueron quedando por el lado republicano aspirantes como Ted Cruz, Marco Rubio y Jeb Bush, uno de los favoritos del partido.

Al no contar esa agrupación con una figura alternativa a la de Trump, quien se situó al frente de las encuestas y se impuso en las primarias, éste logró ser declarado en la Convención Nacional Republicana como candidato, a pesar de sus enfrentamientos con influyentes líderes de esa agrupación y de no contar con el apoyo de la maquinaria partidista.

El ocho de noviembre se enfrentaron finalmente Trump y su oponente por el partido Demócrata Hillary Clinton, calificados por muchos como los dos candidatos presidenciales más antipopulares de la historia norteamericana.

Trump, aunque perdió el voto popular, logró 306 votos del Colegio electoral y ganó la presidencia. Considerada hasta ese momento por la gran mayoría, entre ellos los medios de comunicación, como la favorita para imponerse en la jornada electoral, Clinton se quedó muy por debajo al contabilizar 232 sufragios.

El lenguaje ofensivo y provocador del magnate, que llegó a llamar criminales y violadores a los inmigrantes mexicanos, a proponer levantar un gran muro con México y amenazar con la deportación de los once millones de indocumentados, al parecer no pesó tanto entre el electorado como sus promesas populistas de recuperar la grandeza de América, y de proteger al país de la fuga de empleos por los tratados comerciales.

De hecho Trump se impuso en estados claves como Carolina del Norte, Ohio, Georgia, Michigan, Arizona y Pensilvania, lo que le permitió destrozar los pronósticos. Si bien también ganó Florida tuvo el peor resultado de los candidatos republicanos en los últimos años entre el electorado de origen cubano.

En su victoria fueron decisivos los sufragios de la comunidad evangélica y de las zonas rurales del territorio estadounidense. Acaparó con un 81 por ciento el respaldo de ese importante grupo cristiano, frente a un 16 por ciento Clinton.

El 70% de los votantes del martes ocho de noviembre eran blancos. De ellos, el 58% se pronunció por el candidato republicano.

Tampoco sus polémicos comentarios contra las mujeres, ni las denuncias de acoso por una docena de ellas lograron que Clinton acaparara el voto de ese sector, Solo 49% de las féminas que votaron lo hicieron por la candidata demócrata, mientras su rival contabilizó un 47 %.

La ex secretaria de estado tampoco pudo concentrar el respaldo de sectores que fueron claves en las victorias de 2008 y 2012 del actual primer mandatario Barack Obama, como los latinos, afroamericanos y asiáticos.

Durante su campaña electoral quedó en evidencia asimismo, su desconexión con los jóvenes y la clase trabajadora, que brindaron un fuerte respaldo a su rival por la candidatura demócrata Bernie Sanders, quien le dio una dura batalla durante las primarias.

De hecho Sanders, quien siempre acusó al stablishment del país de dejar que el uno por ciento más rico controlara las vidas y política de toda la nación, fue calificado como el tercer protagonista del largo proceso electoral.

La ex primera dama por demás, fue cuestionada todo el tiempo por su actuación como secretaria de Estado durante los acontecimientos en Libia y el uso de una cuenta personal de correo electrónico para tramitar asuntos oficiales, escándalo que volvió a resucitar a apenas once días de la jornada del ocho de noviembre. Después de que a mediados de año el FBI, Buró Federal de Investigaciones, decidiera cerrar el caso, a finales del mes de octubre reveló que encontró nuevas comunicaciones electrónicas de la candidata demócrata que merecían ser investigadas y que podrían causar la reapertura del expediente en su contra.

El ocho de noviembre también fueron a elección un tercio de los cien escaños que conforman el Senado y la totalidad de los 435 asientos de la Cámara de Representantes. Y aunque muchos pensaron que en las elecciones legislativas tendría gran peso la campaña abrasiva de Trump, en otra de las sorpresas de la jornada los republicanos mantuvieron el control del órgano legislativo.

Como una muestra del desencanto de amplios sectores de la población por las promesas incumplidas del actual presidente Barack Obama, fue calificado el demoledor golpe que recibió el partido demócrata en estos comicios, en los que 24 por ciento del electorado ni siquiera se inscribió para ejercer su derecho al voto.

Lo cierto es que en el plano doméstico Obama dejará la Casa Blanca sin haber logrado una reforma migratoria que beneficiara a los once millones de indocumentados que viven en el país y quienes ahora se ven amenazados por el presidente electo.

Una de las mayores frustraciones de Obama también es no haber logrado un control más estricto y efectivo de las armas de fuego, por lo que en 2016 continuaron registrándose incidentes sangrientos de todo tipo.

Situación que preocupa, pues el presidente electo, Donald Trump, contó con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle, y defiende que se mantenga la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que otorga el derecho a la posesión de armas de fuego.

Obama, como primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, tampoco pudo frenar la discriminación contra las minorías, y sobre todo la violencia policial contra afroamericanos y latinos.

Igualmente fracasó en sus intentos de cerrar la ilegal prisión de la Base Naval de Guantánamo, en el territorio que usurpa Estados Unidos en el oriente cubano. La demanda de Obama no tuvo buena acogida en el Congreso que se negó a trasladar al continente a los reos que aún permanecen en ese lugar, símbolo de los excesos de ese país en su supuesta lucha contra el terrorismo.

Durante sus dos mandatos cambió poco la relación injerencista de Estados Unidos con sus vecinos de América Latina y el Caribe. Más bien siguieron los ataques contra Venezuela y otras naciones progresistas. En este año Obama renovó el decreto en el que declara a Caracas como una amenaza para la seguridad nacional.

Obama, quien ganó el Premio Nobel de la Paz en 2009, deja en el plano internacional ocho años de guerra. Con tropas en Irak y Afganistán y un sonado fracaso en Siria en su criticado enfrentamiento al terrorista Estado Islámico, sin tener en cuenta al legitimo gobierno del presidente Bashar al Assad.

Quizás lo más llamativo fue el acuerdo nuclear con Irán y el acercamiento con Cuba, pero hay que aclarar que aunque tomó ciertas medidas, calificadas por La Habana como positivas, Obama no hizo un uso pleno de sus prerrogativas para desmantelar el injusto bloqueo económico, comercial y financiero que desde hace más de medio siglo afecta al pueblo cubano y que se mantuvo con especial fuerza en este año.

El 2016 termina para Estados Unidos en medio de un clima de incertidumbre y con muchas interrogantes. Preocupa lo que a partir del 20 de enero suceda cuando tome posesión como nuevo presidente Donald Trump, quien ha ido conformando su gabinete con militares y millonarios.

Pero quién además ha amenazado con echar por tierra el programa de salud de Obama, que si bien tiene grietas salvó a 46 millones de estadounidenses del abandono, y las regulaciones ambientalistas adoptadas por la actual administración en uno de los países más contaminadores del medio ambiente.

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • En Contacto 24-09-17
  • En Compañia del Doctor 24-09-17
  • El Mundo de la Filatelia 24-09-17
  • Agenda 21 23-09-17
  • Realizan en Cuba jornada de solidaridad con el pueblo puertorriqueño
  • Interveción de Bruno Rodriguez en la 72 Asamblea General de la Onu
Contador de Visitas

3730730

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 4919
  • Hoy: 1548
  • En Línea: 205
  • Total: 3730730